Protegerse del sol es la medida más eficaz para prevenir el melanoma

La exposición a la radiación ultravioleta (UV) de los rayos del sol desempeña un papel importante en el desarrollo del cáncer de piel, y entre ellos destaca el melanoma.

De acuerdo a la data más reciente generada por el Observatorio Global de Cáncer adscrito a la Organización Mundial de la Salud, en 2020 se presentaron 2,452 nuevos casos de personas con melanoma en Centroamérica. Aproximadamente el 90% de los melanomas se consideran prevenibles si son detectados a tiempo. Aun así, la Sociedad Americana contra el Cáncer resalta que las tasas de melanoma han aumentado rápidamente en las últimas décadas. En el caso de Costa Rica, en 2020 se presentaron 147 nuevos casos de melanoma. 

El melanoma es un tipo de cáncer que se desarrolla en las células de la piel llamadas melanocitos. Los melanocitos son los responsables de formar la sustancia marrón que da color a la piel. Por esta razón, los melanomas suelen ser de color oscuro. El cáncer puede comenzar en una piel normal o en un lunar.

El melanoma puede aparecer en cualquier parte del cuerpo. Con mayor frecuencia, se localiza en partes que estuvieron expuestas al sol, como la espalda, las piernas, los brazos y el rostro. 

Por esta razón, es importante tomar medidas para el cuidado de la piel y limitar la exposición al sol:

  • Manténgase alejado del sol y resguárdese en la sombra.
  • Evite el sol entre las 10:00 a.m. y las 4:00 p.m.
  • No use camas de bronceado.
  • Lleve ropa protectora, como camisas de manga larga, pantalones y sombreros de ala larga.

Protección solar: factor clave en la prevención 

La Administración de Alimentos y Medicamentos de los Estados Unidos (FDA) clasifica los protectores solares según el factor de protección solar (FPS): cuanto más alto es el número, mayor es la protección que ofrece. Los especialistas recomiendan usar protector solar de amplio espectro con una calificación de FPS de 30 o superior.

“La protección de la piel contra los rayos solares y la detección temprana son claves para la prevención del cáncer de piel, usa protector solar y examina tu piel en búsqueda de anomalías como parte de tu rutina diaria”, señaló la Dra. Ana Marisol Rendón, Gerente médico de Oncología de MSD.

Al momento de seleccionar un protector solar debe asegurarse de que cumpla con las siguientes condiciones:

  • Amplio espectro: significa que el bloqueador solar puede proteger la piel de ambos tipos de rayos ultravioleta dañinos, los rayos UVA y los UVB.
  • SPF 30 o más: la Academia Americana de Dermatología recomienda que seleccione un protector solar con un grado del SPF de 30 o más alto.
  • Resistente al agua: esto le indicará que el bloqueador solar permanecerá sobre la piel húmeda o sudada durante un tiempo antes de que usted necesite volver a aplicar. 

El protector solar puede no ser efectivo si no se aplica correctamente. Siga estas recomendaciones al momento de su aplicación:

  • Aplíque protector solar generosamente antes de salir al aire libre. Recuerde que puede tardar hasta 15 minutos en ser absorbido por su piel. 
  • Cubra por completo todas las áreas del cuerpo expuestas. 
  • Para proteger sus labios, aplique un bálsamo para los labios con un factor de protección solar (SPF) al menos de 15.
  • Reaplique protector solar por lo menos cada dos horas para permanecer protegido, o inmediatamente después de nadar o sudar excesivamente.

Opciones de tratamiento

Sumado a la protección solar como medida primaria de prevención, es importante que examine su piel con frecuencia y en caso de aparición de alguna anomalía o de un lunar cambiante o sospechoso consulte a su médico especialista. 

A diferencia de otros tipos de cáncer, la mayoría de los melanomas cutáneos se pueden ver en la piel, lo que facilita su detección en sus primeras etapas. Sin embargo, si no se detecta a tiempo el melanoma puede propagarse a sitios u órganos distantes. Puede crecer en las capas más profundas de la piel, denominado melanoma invasivo. Puede invadir también los ganglios linfáticos y los vasos sanguíneos y diseminarse a partes distantes del cuerpo, en cuyo caso se denomina melanoma metastásico.

Cuando es detectado a tiempo, el melanoma se puede curar mediante cirugía o con tratamientos como la inmunoterapia, también denominada terapia biológica. La inmunoterapia es un tipo de tratamiento para el cáncer que estimula las defensas naturales del cuerpo a fin de combatir el cáncer.

La inmunoterapia actúa deteniendo o retrasando el crecimiento de las células cancerosas; impidiendo que el cáncer se disemine a otras partes del cuerpo y contribuyendo a que el sistema inmunitario funcione mejor a la hora de destruir las células cancerosas.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s